A la Luna

En 1968 el escritor Arthur C Clarke sorprendía a todo el mundo con su novela ‘2001 Odisea en el Espacio’ que desarrolló a la vez con la película homónima y más conocida del director Stanley Kubrick. El espacio desde entonces y desde mucho antes ha sido cuna de miles de experimentos literarios con novelas, ensayos, documentales e incluso poemas de todo tipo. 

El acontecimiento de los 50 años que se cumplen desde que Armstrong diera aquel gran paso para la humanidad nos recuerda que en el cine mucho antes se dieron imaginariamente aquellas pisadas. En 1902 el director francés Georges Méliès estrenaba su maravillosa ‘Voyage dans la Lune’ (‘Viaje a la Luna’) que sería homenajeada y puesta en valor en ‘La invención de Hugo’ de Martin Scorsese.

Quién nos iba a decir en 1933 que unas décadas más tarde seriamos auténticos peritos en lunas. Así se llamaba el primer libro que daba paso a la poesía más joven de Miguel Hernández y que desembocaría en todo un universo de metáforas, mensajes de protesta y representación de una vida dura y pobre que dio fin después de amamantar a sus hijos con sangre de cebolla.

Pero si hay un relato triste y algo más desconocido y que verdaderamente homenajea la pasión humana por el espacio, por lo desconocido y por la luna ese es el de To the Moon, un videojuego en el que la presencia del jugador es la suficiente como para estar inmersos en su historia pero en la que esta toma el papel principal. Jugar a To the Moon es casi como leer un libro con personajes entrañables, giros de guión bien realizados e interesantes y muchas lágrimas de por medio.

To the Moon habla también de esa duda que todos hemos tenido sobre abandonar o no un sueño a cambio de un amor. ¿Cuántas personas han dejado de hacer algo que les gusta por amor? To the Moon nos pone en medio de la vida de una de esas personas y vemos qué decisiones ha tomado y por qué y sobre todo, vemos cómo puede cambiar una vida con el simple hecho de tomar una decisión diferente a la que nos imponen o a veces, nos imponemos nosotros mismos.

Kan Gao es el encargado al 90% de un videojuego en el que puso la historia, los personajes, la jugabilidad y un poco de la banda sonora, que se armoniza con una canción preciosa de Laura Shigihara (compositora de la banda sonora del primer Plants Vs Zombies). Todo su trabajo se valora en un videojuego corto pero muy intenso y con mensajes muy importantes sobre la importancia de soñar con una meta en nuestras vidas, aunque sea una locura tan grande como la de querer ir a la luna. Al fin y al cabo, el miedo nos hubiera hecho seguir en la tierra muchos años más, pero gracias a que somos capaces de soñar, el ser humano logró pisar la luna hace 50 años. Desde entonces, no paramos. Próxima meta: rumbo a Marte

Leave a Comment

Required fields are marked *.