Análisis Battlefield 4

A estas alturas ¿qué podemos decir de Battlefield? El juego de DICE es, simplemente, la sensación de estar en el campo de batalla. Tras acabar cada ronda, nos da la impresión de quedar cubiertos de polvo, sordos por tanto disparo y con la adrenalina a tope. Con la llegada de la Next Gen, la experiencia solo podía mejorar.

Tras el subidón que supuso para los FPS bélicos multijugador la llegada de Battlefield 3, con el nuevo motor Frostbite 2, que además de la mejora gráfica, nos permitía un mayor nivel de destrucción y una inmersión todavía mayor en el conflicto, había muchísima expectación con lo que DICE se había preparado durante dos años para la nueva entrega de su juego estrella.

Battlefield 4 trae consigo nuevas reglas a un  género enquistado en unas fórmulas que, a día de hoy, siguen resultando efectivas, pero que empiezan a sentir fatiga. Lo que DICE nos propone es que, además de enfrentarnos contra el equipo rival, tengamos muy en cuenta a un personaje más: el escenario.

 Battlefield 4

Levolution es como DICE ha bautizado a los cambios dinámicos que sufren sus diferentes mapas, ya sea por las acciones de los propios jugadores o simplemente por los cambios climatológicos. No será de extrañar que tengamos que saltar de un rascacielos en paracaídas porque los tanques enemigos están dejando el edificio como un queso gruyere, o que aprovechemos las olas que genera una tormenta, para intentar pasar desapercibidos por la lancha patrullera que nos está haciendo la vida imposible. Los mapas han cobrado vida y deberemos adaptarnos a los diferentes cambios para llevarnos la victoria, o bien, morir aplastados por el naufragio de un destructor en mitad de la playa.

Todo ello apoyado por un todopoderoso Frostbite 3, que lucirá perfecto en consolas de nueva generación y equilibrará las diferencias entre consolas y PC’s. A unos gráficos espectaculares, hay que sumarle los 60 FPS, que harán que todo fluya mucho mejor y más estable que en ediciones anteriores. Por si fuera poco, por fin llegarán a consolas los 64 jugadores por partida, 32 por bando, que únicamente se disfrutaban si éramos poseedores de un PC. Con tanto jugador por partida, la escala de nuestras partidas se magnifica, ya que tendremos guerra por todos los rincones del mapa, permitiéndonos el lujo de estar defendiendo o atacando, junto a nuestra patrulla, el mismo punto durante toda una partida, confiando en que nuestros compañeros lo harán en la otra punta del mapa.

 Battlefield 4

Nuevas modos de juego, armas, mapas y vehículos harán de nuestras partidas una fiesta bélica que encantará a los fans de la saga, pero que difícilmente arrebatará seguidores a la competencia. Al igual que sucede con su gran rival, Call of Duty, Battlefield no es para todo el mundo y el ritmo frenético del juego de Activision choca frontalmente con la jugabilidad más realista de Battlefield. El jugador que prefiera acción rápida, casi instantánea, no se encontrará a gusto en el juego de DICE, mucho más táctico, cooperativo y profundo. Por otra parte, están los que disfrutan con ambos, claramente la mejor posición, pero que trae sus problemas a la hora de intercalar ambos shooters debido a sus diferencias jugables. Intentar disparar en Battlefield después de horas de Call of Duty es bastante frustrante.

Otra de las grandes novedades de Battlefield 4 es la posibilidad de jugar como Comandante. Mediante una tablet, siempre y cuando alcancemos el nivel 10, podremos entrar en las partidas como un espectador con bastantes privilegios, ya que podremos ayudar a nuestros soldados guiándolos en el campo de batalla o, por ejemplo, solicitando un ataque de mísiles. Claramente, es preferible estar al pie del cañón fusil de asalto en mano, pero es una buena alternativa mientras estamos tirados en el sofá, o no tenemos muchas ganas de salir heridos. Sin duda, es una de las mejores interacciones entre tablets y consolas.

 Battlefield 4

Para aquellos que además de la gran experiencia multijugador que ofrece el juego, sean de los que disfrutan de una buena campaña en solitario, decirles que están de enhorabuena. No solo DICE sigue manteniendo el modo campaña, sino que estamos ante una de las mejores campañas bélicas de los últimos años. La campaña de Battlefield 4 no se acerca ni de lejos a la de Bioshock Infinite, pero sube bastante el nivel en las vistas en los últimos Call of Dutys, Medal of Honor o las del propio Battlefield, la del 3 era horrenda.

Participaremos en un conflicto entre Estados Unidos y China en las que deberemos hacer lo posible para evitar una nueva Guerra Mundial, entre otras cosas. De esta clásica propuesta se hilvanan diferentes situaciones muy coherentes, bien llevadas, que mantendrán al jugador y interesado y –atención- se interesarán por los protagonistas. En parte, por el carisma que desprende el actor Michael K. Williams, visto en The Wire o Boardwalk Empire, y en parte porque parece que se han cansado de ser efectistas cada dos minutos. Para su mayor disfrute, mejor en versión original.

 Battlefield 4

Ya para acabar es imposible olvidarse del trabajo que ha hecho DICE con el mar. Sí, el mar. Gracias al Frostbite 3 es una maravilla tanto navegar por él, como zambullirse para escapar de las balas así como quedarse mirando únicamente mirando el ir venir de las olas, aunque posiblemente acabemos con una puñalada por la espalda. DICE es consciente de lo que ha conseguido y tanto en la campaña, como en los mapas multijugador tiene gran presencia; un poco como los jets en la entrega anterior.

Battlefield 4 enamora por todos lados. Puede que no cuente con grandes novedades, pero las que incorpora aportan más salsa a la espectacular jugabilidad. El cambio next gen le sienta como un guante y eso solo hace que aumentar nuestras expectativas de cara al próximo, donde su experiencia con las nuevas consolas se habrá incrementado.

Hace unos días, nos grabamos jugando un trocito de la campaña. Si os interesa podéis echarle un vistazo aquí.

Leave a Comment

Required fields are marked *.