Battlefield 1: Testimonio de un soldado

La primera guerra mundial me gustó. Me gustó su look, me gustó su decadencia, me gustó su heroicidad y me gustó su mezquindad. Me gustó sentirme uno de los muchos soldados que lucharon sin motivo. Me gustó ser un hombre anónimo que al igual que en las primeras entregas de Battefield, Medal of Honor y Call of Duty (ese héroe del pasado eres tú) luchó, combatió y murió contra hordas de seres infernales en un escenario apocalíptico.

¿Qué no me gustó? Darme cuenta de que todo lo que me gustó fue una gran mentira. ¿Hasta qué punto estábamos preparados para cambiar de época? Quiero decir, los primeros quince minutos lo dejan muy claro. Van a ver una obra antibélica, o mejor dicho jugar. Van a jugar la desesperación total de un grupo de hombres que fueron arrastrados a masacrarse por el asesinato de cierto archiduque del cuál no sabían prácticamente nada… y ahora, cuando pasas, como decíamos los veteranos, la primea pantalla te encuentras con algo que no cuadra. Hablo de que tendremos delante un conjunto de misiones que transcurren en determinados puntos del mapa europeo en el cuál cada uno escribe una historia diferente. Bien, no es del todo desacertado pues va a tono con el tono que nos plantea el impresionante prólogo del juego, pero, ¿de qué forma?…

Quizá algún lector piense que detesto este juego y estoy dudando sobre mi propia opinión mientras escribo estas líneas, sólo para encontrar un fallo. Pero lo cierto es que no lo detesto, sólo dudo de que esto pueda considerarse un fallo como tal. Pero creo que vale la pena comentarlo, pues, no he visto a nadie que lo plantee.

El fallo es que el jugador no importa en absoluto. Vale es un juego de disparos en primera persona… pero hasta Call of Duty te dio más identidad. Como el segundo Modern Warfare, en el aeropuerto.  Nos cuentan todo con unas cuantas cinemáticas, los personajes evolucionan un poco (y de manera brusca por la brevedad de las tramas) y no tienen un mensaje en común… ¿o sí?… ¿¿¿La GUERRA ES MALA???…

Vale, todos los individuos han luchado y han perdido algo, todos nos cuentan su historia, algunos por el camino de la desesperación, otros por el camino de la mezquindad, otros se lo cuentan con lejanía a su joven hija… cada uno a su forma, a algunos no les importó nada, a otros sí… pero el jugador sentirá que está manejando a un ser que le cuenta un hecho histórico pero no se implicará con él, es decir, el jugador no será las acciones del personaje, el jugador será una especie de cómplice de las mismas. En ningún momento el jugador toma parte en los hechos. Pero lo peor es el uso de las cinemáticas, pues cuentan el sentimiento, y nosotros tenemos que integrarlo cuando cojamos los mandos.

En el primer Assassin Creed estaba bien traído, pues, eras Desmond, y no Altair y sentías desasosiego. Aquí ERES el narrador.

Hoy en día existe la llamada guerra asimétrica. Antes había dos batallones, y en el arte narrativo (salvo ciertos casos) encontrábamos a los buenos y los malos. Los buenos en los primeros juegos de la saga eran los tuyos, los malos… los nazis. Bien es cierto que lo hicieron bien, es un conflicto con el que la moral humana está claramente decantada por los que se opusieron al régimen fascista en Europa. Mencioné antes la guerra asimétrica porque en los siguientes juegos de la franquicia teníamos dobles caras, espionaje, conflictos pequeños que desencadenan algo tremendo. Y de alguna forma estas dos épocas cuajaban… lo que no cuaja del todo a nivel ludonarrativo es, a mi ver, esa necesidad imperiosa por mostrar cómo han quedado los soldados tras estos combates… y repito, en la segunda guerra mundial no es necesario ya que está claro que lo que haces es lo correcto… en la guerra moderna, si nos vamos a Call of Duty, por ejemplo, o a los últimos Battlefield, o a los últimos Medal of Honor… la guerra moderna está plagada de un constante devenir de personajes e intenciones… pero hasta esa idea tan vista de hacer secuencias de diálogos, o secuencias impresionantes en primera persona me parece más acertado que ofrecer unas voces en off y unas cinemáticas pues hay que entrar porque sí en la piel de un individuo al cual no representas. A mi modo de ver… no han sabido cambiar de época más allá del estilo visual.

Otro tema es que… ¿por qué han estado tanto tiempo enquistados en estas épocas?… Pues no creo del TODO que sea por el tema ventas… la guerra de todas formas es algo delicado. Una pregunta: ¿os imagináis un juego ambientado en Vietnam? Bueno, sería difícil enfocarlo ¿no? Tal y como los usuarios quieren. Pues hay tenemos Spec Ops the Line… no tuvo muchas ventas, pero lo que sí hizo fue plasmar el odio y la violencia bastante bien. (Aunque creo que es discutible que sea una obra maestra)

Spec Ops The Line

Creo que el quiste de la segunda guerra mundial aún está muy presente, pues no han sabido dirigir esto a un conflicto éticamente “”¿diferente?””. Eso lo dejo a vuestro juicio.

Y, por si alguno piensa en la guerra moderna y los últimos juegos de la misma, dejadme decir que sí existe un mal, un villano, algo que no va con nosotros y deseamos que desaparezca. ¿Por qué aquí no y han tirado a lo seguro?

No lo sé, pero imagino que es porque le han dado prioridad al espectáculo.

En lo demás me encanta el juego. Voy a jugar al online y a machacar a un amigo que debe dinero, eso sí que lo han hecho bien, merecen un aplauso

Leave a Comment

Required fields are marked *.