Avance The Evil Within 2

Miento si digo que no estoy muy emocionado con la llegada de The Evil Within 2. La nueva aventura del detective Castellanos es casi mi juego más esperado del año y poder probarlo antes de tiempo era uno de mis grandes objetivos de la Gamescom, por aquello de estar tranquilo y saber que el viernes 13 de octubre me espera otra joya del survival horror.

La verdad es que tengo sensaciones encontradas y la que gane de esa batalla solo se sabrá con la salida del juego y poder echarle las horas correspondientes porque el nuevo juego de Tango Gameworks ha cambiado respecto al primero ya que su base jugable es distinta al llevarnos a espacios abiertos y a darnos muchas opciones, algo impensable en la primera parte.

La gracia del asunto es que la primera parte de la demo, situada no al principio pero casi, es un resumen de las bondades del primer The Evil Within: desconcierto, terror, supervivencia y cámara muy cercana a la espalda de Castellanos. Es brillante la capacidad que tiene el equipo de Shinji Mikami (que en este ya no dirige pero supervisa y le cede la batuta a John Johanas que había dirigido los DLC’s del primero) de crear atmósferas y de intimidarnos en pocos segundos. Antes de la persecución por una criatura pesadillesca, vagamos por unas salas dignas de la mansión del primer juego y que nos meten enseguida en situación y en un total desconcierto, el mismo que el del propio detective.

Una vez demostrado que el equipo no ha perdido el toque, la historia nos lleva a todo lo contrario, a un poblado, Union, rodeado de un bosque y en el que seguir una señal de radio será capital para avanzar en la historia. En esto reside el gran cambio de esta secuela y es esa libertad para visitar las casas del poblado y elegir qué hacemos a continuación ya que, además de la misión principal, tendremos otras labores opcionales. Tampoco os imaginéis un mundo abierto gigante ni nada parecido, os estoy hablando de una carretera con unas casas que para el juego ya es un gran cambio teniendo en cuenta que en el primer juego nos movíamos por la mansión pero nuestros pasos estaban bastante dirigidos por un guión más bien rígido. Veremos hasta qué punto estiran esta libertad y nos dejan vagar por Union.

Lógicamente, es más mucho más difícil conseguir una atmósfera de opresión y estrés al aire libre pero The Evil Within 2 se las apaña para que no caminemos tranquilos gracias a un muy buen uso del sonido y de los diferentes sucesos que van ocurriendo por el pueblo. Además, nos tocará explorar dentro de las casas unifamiliares y ahí es entrar en su especialidad con puertas entreabiertas, situaciones dantescas y sorpresas desagradables.

Los enemigos, una vez más, jugarán un papel crítico en el juego y es que nuestra manera de enfrentarnos a ellos también ha cambiado. Si en The Evil Within resultaba difícil evitar los enfrentamientos, aquí va a ser básico para nuestra supervivencia saber escondernos, esperar al momento indicado y pasar inadvertidos. En la demo no tuvimos más remedio que ir esquivando enemigos a través de los coches y las diferentes coberturas ya que si nos descubrían en pocos segundos tendríamos a unos diez enemigos deseando sacarnos las tripas. Castellanos es hábil con el cuchillo (su nuevo amigo inseparable) pero un enfrentamiento así es muerte asegurada.

Tocará tirar de ingenio, lanzando objetos y crear ruido para abrirnos esa ventana de oportunidad que nos dé la salvación y nos haga llegar a un lugar seguro y si de paso podemos llevarnos a uno por delante, de manera sigilosa, mejor que mejor. Enfrentarse a ellos directamente es posible pero es costoso ya que, por ejemplo, dispararles con la pistola y acertar en la cabeza para amortizar balas no es baladí ya que no paran de hacer movimientos imprevisibles con el cuerpo dificultando muchísimo el headshot o eso o estoy perdiendo reflejos…

¿Y las cerillas? Pues ya no están. Si en el primer juego eran nuestro bien más preciado para hacer desaparecer los cuerpos enemigos y que no se volviesen a levantar, en The Evil Within 2 no hará falta. Una vez acabemos con el enemigo, nos dará nuestros bote con puntos de mejora y nunca más sabremos de él.

Al igual que en el primero nos tocará acceder a esa dimensión desconocida a través del espejo y volvernos a encontrar con nuestra querida enfermera Tatiana. En esa zona segura, que ahora será la oficina de policía, podremos mejorar nuestras habilidades y el rendimiento de nuestras armas.

También podremos construir nuestros propios objetos con los diferentes ítems que nos vayamos encontrando tirados por ahí y así crear munición, jeringuillas de curación y todo tipo de cosas que harán nuestra supervivencia más segura.

Toca esperar al 13 de octubre para ver si esta mezcla de espacios abiertos e interiores funciona. Lo que pudimos jugar en la demo nos mantuvo en tensión en todo momento pero me asaltan los temores de que al final el juego se incline más por la acción que no por las de las situaciones insanas del primero, algo parecido a lo ocurrió con Dead Space.

Por otra parte y tirándome piedras a mi mismo, es genial que Tango haya evolucionado el juego y no se hayan quedado en repetir la fórmula del primer título y ser conservadores en ese sentido. The Evil Within 2 es un paso hacía delante, a algo más ambicioso y solo queda esperar que adelante sea la dirección correcta para que el juego funcione todavía mejor que el primero.

Leave a Comment

Required fields are marked *.