Avance Phantom Doctrine

No todo es luchar contra extraterrestres o hacer frente a unos Rabbids mezclados con el Reino Champiñón, Phantom Doctrine nos lleva la estrategia por turnos a una Guerra Fría alternativa en la que tendremos mucho trabajo por delante.

En el juego de CreativeForge Games lideraremos a The Cabal, una organización secreta encargada de que las conspiraciones no vayan más allá y generen el caos y la confusión alrededor de todo el globo.

Como sucede en el XCOM de Firaxis, el juego se divide claramente en dos partes: la de la acción en las misiones y la de gestión de nuestro equipo en la base. En la primera no habrá grandes novedades si ya hemos jugado a títulos del estilo. Contaremos con puntos de acción para movernos, atacar o hacer diferentes acciones para luego ver, si es que los vemos, como el enemigo hace lo mismo. Podremos alternar el sigilo con la acción al descubierto siendo recomendable lo primero si queremos evitar posibles bajas o, casi peor aún, que un agente sea capturado.

El principal atractivo de Phantom Doctrine es todo lo relacionado al espionaje, los dobles agentes y la inseguridad que genera temer que tu propio equipo puede estar en tu contra. Durante nuestras misiones podemos capturar a agentes enemigos y una vez en nuestra base podemos recurrir a diversas técnicas para ganar información, liberarlo pero con un dispositivo de seguimiento o incluso practicar un lavado de cerebro para ganar un nuevo agente. ¿El problema? Que el enemigo puede hacer lo mismo.

En la misión que probamos en la Gamescom tuvimos que dejar a un par de agentes en el lugar ya que no llegaron a tiempo a la evacuación. Esos agentes, supuestamente, han sido capturados pero después de un período de tiempo quizá vuelvan a aparecer por nuestra base diciendo que han escapado o que han sido liberados. La putada es que el enemigo puede estar jugando con nosotros y haber metido un doble agente en nuestras filas o alguien a quién al decirle una palabra clave actuará en nuestra contra. Otra de nuestras posibilidades es generar un espía y llevarlo a alguna localización y cuando tengamos que actuar en dicha ciudad, tendremos a un recurso, por ejemplo, dentro de la base enemiga, pasando totalmente desapercibido, siempre y cuando no haga nada raro.

Con todas estas posibilidades, cada misión puede resultar muy diferente y gratificante a nivel jugable ya que nunca sabes qué puede ocurrir a la vuelta de la esquina. Un exceso de confianza puede llevar al traste toda la operación pero también pasarse de paranoico puede reducir nuestros recursos considerablemente.

Otro elemento muy bien trabajado en el juego es el concepto de la información. Ya sea recogiendo objetos en las misiones o enviando a agentes por el globo para escuchar algún chismorreo, la información irá llegando a nuestras instalaciones y nuestro trabajo será depurarla, buscar palabras claves e intentar adivinar los siguientes pasos de los enemigos. Todo ello lo gestionamos en el típico mural de corcho en el que iremos colgando las pistas y tendremos que unirlas mediante hilos. Una mecánica muy graciosa que evitará que apretemos escape cuando nos llegué nueva información ya que aquí más que nunca la información es poder y es incluso más importante que las mejoras que podamos hacerles a nuestros agentes.

Phantom Doctrine llegará en 2018 a Pc y si os va la estrategia por turnos bien merece vuestra atención, siempre y cuando no seáis demasiado paranoicos.

Leave a Comment

Required fields are marked *.