Avance Need for Speed Payback [GC17]

El próximo 10 de noviembre Ghost Games tiene un duro examen sobre la mesa y es que Need for Speed Payback sale a la venta y tiene el objetivo de volver a poner la saga donde toca.

Este año la competencia en juegos de conducción está más reñida que nunca y en el último trimestre del año van a coincidir los pesados pesados de los últimos años en conducción. Tenemos nuevo Forza Motorsport, nuevo Gran Turismo y el segundo Project Cars. Todos ellos abogan sobre todo por una conducción más orientada a la simulación, generando un hueco importante para aquellos que quieran unas carreras arcade con los super deportivos reales. Ahí es donde quiere estar Payback.

Lo que pudimos ver en el E3 no me pareció demasiado alentador. Ghost Games parece haber apostado especialmente por crear situaciones espectaculares en la carretera y el ejemplo de la feria de Los Angeles era una buena prueba de ello, el salto de uno de los protagonistas a un camión en movimiento para recuperar un cochazo en su interior.

Para la Gamescom EA aprovechó para, junto a BMW, presentar el nuevo M5 que se estrenará en Payback y nos permitirá conducir este sedán mientras, por ejemplo, nos persigue la policía tras un atraco.

Con el mando en las manos y los auriculares puestos la cosa mejora mucho. Durante mi paseo por la feria alemana pude probar tanto la demo del E3 (la persecución al camión) como una nueva carrera con el M5 y la verdad es que el juego es divertido de jugar y entra muy bien por los ojos.

En la primera parte conducimos un Ford GT que puede poner los pelos como escarpias con el petardeo de sus escapes y el rugir del motor. Nuestra misión es ayudar a nuestra compañera (una de los tres protagonistas) a saltar a un camión mientras nos deshacemos de unos coches enemigos a base de takedowns. Todo muy espectacular, ya no solo el rifi rafe entre los coches sino cuando la cosa se pone explosiva y tenemos que esquivar de todo por la autopista. ¿Todo para qué? Pues para conseguir un súper Koenigsegg Regera que lamentablemente no nos dejan conducir demasiado al acabar la demo.

La verdadera novedad de la Gamescom, que era la carrera, resultó un tanto decepcionante ya que se trataba de una carrera por tramos en el que en unos dos minutos ya había terminado todo. Una lástima porque entre que le tomabas el pulso al M5 y te empezabas a poner generoso con el nitro ya te estaban dando las gracias por jugar. Una lástima.

Tengo que decir que todo lo jugado fue satisfactorio pero todavía quedan demasiados interrogantes para poder tomar una opinión sobre el juego. Faltan por ver en directo las persecuciones policiales, cómo funcionará el online y la interacción entre los jugadores, todo el sistema de modificación de nuestros coches y algunas cosillas más que inclinarán la balanza para el éxito o el fracaso de este Need for Speed Payback. Por ahora la cosa pinta bien.

Leave a Comment

Required fields are marked *.