Arkham Saga - Parte 3

Arkham Saga, una aproximación al detalle. Parte 3.

Rocksteady estaba enfrascado en el último título de la saga Arkham, el que sería el final. No obstante Warner no quería dejar pasar la posibilidad de hacer algo más con los derechos del personaje tras los éxitos pasados en las consolas.

El último Batman debía de salir para la próxima generación, para agilizar ventas y poder darle a potencia deseada al título. Parecía el momento de una precuela.

Aunque Batman no es el héroe menos conocido y todos saben su historia lo cierto es que se necesitaba de una precuela en este nuevo universo, saber cómo fue para este Batman comenzar.

Warner tenía que estar a la altura de Rocksteady, ahora bien, ¿lo logró?

Arkham Saga - Parte 3

Pues lo cierto es que no. Batman Arkham Origins no era ni lo barroco ni lo impresionante que los anteriores, pero eso de por sí no lo convertía en un mal juego. Si este hubiera sido el primer título de la saga a todos nos hubiera encantado, pero no lo era, Warner cogió la fórmula de Rocksteady y la exprimió todo lo que pudo, las peleas, los enfrentamientos contra varios enemigos armados, la ciudad por explorar… esto último a medias. El Asilo estaba vivo… lleno de Easter Eggs muy bien detallados, este título no lo tenía. Arkham City estaba más viva que esta Gotham, para empezar todo estaba bañado en nieve (así se detallaba menos) y las texturas resultaban más planas que nunca… diría que fue una decisión de diseño, pero en otros puntos se tiende al detalle de Rocksteady, por tanto, no creo que sea lo más acertado pensar esto, simplemente optaron por tratar de imitar un nivel gráfico al que no estaban acostumbrados y lo hicieron al final en determinadas partes lo cual resultaba muy desigual. Quiero decir, las azoteas eran planas a más no poder, las calles igual, muchos escenarios internos tenían texturas muy similares en amplios lugares, y de pronto, aparecía una mesa con un easter egg encima y… estaba bien, pero no era igual, el nivel visual no era igual. Esta Gotham ya no estaba viva, ya no tenía una historia en cada ladrillo.

Los bosses resultaban correctos, eran peleas que mantenían en tensión al jugador y resultaban un desafío. Pero no eran las peleas tan geniales del segundo, como la de Frio o Rhas. Aunque esto es crítica gratuita puesto que el uno tuvo jefes bastante monótonos con ciertas excepciones (Killer Croc, te echo de menos). Eran bosses más físicos que tenían su cierta técnica con la salvedad de luciérnaga que si bien era una pelea genial no era tan inteligente como las del segundo.

Arkham Saga - Parte 3

Otro elemento importante fue la ausencia de partes oníricas en las cuales sentimos lo mismo que Batman. Vale que en el dos escasearon un poco, pero las que hubo se encargaron de dejar meya en nosotros en este asistimos a una ilusión de un Alfred diciendo algo negativo a Batman, vemos los miedos de Batman en ese momento… y no está mal… pero el ángulo de cámara no cambia, no percibimos un daño en el personaje o sus ojos no se iluminan de rojo sin explicación como en el primer juego… por tanto, no era una mala idea ni estaba mal introducida, pero en comparación con los otros queda en segundo plano.

La premisa era tan tentadora como en los anteriores: Los mejores asesinos del mundo quieren matar a Batman en una noche, eso engancha, ¿a quién no?, se iba a centrar mucho más en los bosses y la pelea contra Deathstroke no estuvo mal, le dio partido a Batman en combate más físico.

Aunque un error importante que cometieron fue la abundancia de cinemáticas, las cuales no eran malas ni mucho menos, pero Arkham City aprendió a contar más a través del gameplay.

No es justo que siga comparando y comparando, creo que este juego en realidad fue infravalorado pese a todo… Como he dicho no es un mal juego, y es más cuando la gente me pregunta por esta saga le recomiendo que empiece por este… que al volver al uno quizá note un pequeño receso en el gameplay, pero eso es todo, la experiencia irá a más poco a poco.

Arkham Saga - Parte 3

En fin, un juego que fue a lo seguro, no aportó nada a la saga más que la primera aparición del joker… Espera… me he olvidado de algo muy importante… el Joker… sí… este juego tuvo un momento realmente memorable, que estaba a la altura de los anteriores y que incluso Rokcsteady necesitó usar para su siguiente título de la franquicia… El momento en el que manejamos al Joker, claro que hay un plano onírico en el juego… y de qué forma, todos sabemos la historia de Batman, pero y el Joker… el jugador juega la inconsistencia mental del villano en una reunión psiquiátrica con Harley Queen a medida que sus voces desquebrajan el alma de los dos personajes… apoyándose sobre todo en The Killing Joke de Alan Moore. Momento memorable.

Como decía un juego en cierta forma injustamente valorado, no era tan redondo como los otros dos, pero supo estar en su liga.

Además, para hablar de fallos y virtudes por igual tenemos el último título de la franquicia.

Leave a Comment

Required fields are marked *.