Reigns

Análisis Reigns

Reigns es un juego de cartas que viene de las plataformas móviles con una mecánica simple y característica. Nos metemos en la piel de un rey que debe tomar decisiones para que su reino prospere. La estabilidad de éste se sostiene en cuatro pilares: la Iglesia, el pueblo, el ejército y el dinero. Es necesario que ninguno de estos cuatro contadores se quede al mínimo o al máximo si no queremos morir. En caso de que esto suceda, nuestra vida llegará a su fin y nos reencarnaremos en el sucesor. Es una aventura que nunca termina.

¿Cuál es el problema de esto? Llega un momento en que el año y la situación histórica desentonan un poco. ¿Estoy en el 2016 y aun así siguen existiendo verdugos y cruzadas? Esto, junto a otras cosas, demuestra que el juego no está pensado para llevarse multitud de horas jugando. Se puede decir que la vida de Reigns no pasa más de las tres horas. Tampoco es algo a criticar, ya que tiene un precio bastante reducido y está pensado para jugar en móviles. Es una experiencia diferente que se disfruta en pequeños ratos, por ejemplo, al coger el smartphone cuando estamos en el metro o en la sala de espera del dentista.

Reigns

Como antes indicaba, tenemos que mantener estables los cuatro contadores. ¿Pero cómo se hace esto? Como reyes contamos con unos cuantos consejeros, con responsables de cada institución, con miembros de la corte, etc. que nos van ofreciendo diferentes posibilidades que nosotros debemos contestar con una respuesta afirmativa o negativa. Para ello simplemente hay que desplazar la carta hacia un lado de la pantalla o hacia el otro. Cada decisión afecta a la Iglesia, al pueblo, al ejército y al dinero. El principio consiste en un prueba y error, y a partir de ahí uno va conociendo cómo afecta cada decisión y qué debemos escoger en cada ocasión.

Una decisión que me ha parecido muy inteligente es la de determinar ciertos objetivos que se van desbloqueando al elegir las diferentes respuestas. ¿Y qué tiene esto de especial? Si cumplimos estas metas podremos contar con nuevas cartas en nuestro mazo, y esto conlleva a que tengamos que explorar más, y a su vez ir desbloqueando más opciones. Aunque al paso del tiempo conseguir estos logros se va haciendo más complicado, y llega un momento en que todo lo que se te ofrece ya lo has visto numerosas veces.

Reigns

El juego cuenta con varias formas de morir, que vienen acompañadas de un mensaje que les aporta un toque de humor. A lo largo de la partida ocurrirán ciertos eventos que le otorgarán dinamismo a la jugabilidad y la mecánica se apartará de la típica reunión con los consejeros. Al poco tiempo de empezar podremos hacer combates, por ejemplo. Además, se nos ofrece unas cuantas estructuras (la catedral, la granja, etc) que alterarán las condiciones normales, alguna podría hacer que el dinero suba cada segundo, pero en cambio pasa justo lo contrario con el pueblo. Si las utilizamos bien las construcciones supondrán una herramienta para poder alargar nuestro tiempo de vida.

La música está bien, ya que crea una atmósfera que aporta más inmersión en el juego. Como dije anteriormente, llega un momento en que el estilo de la melodía ya no encaja con el año en el que estamos. Los menús son simples e intuitivos, algo que siempre es de agradecer; y al diseño general del juego le ocurre lo mismo que a la música.

Reigns es una experiencia diferente, ideal para pequeños momentos en que podemos acceder a nuestro móvil o a nuestro PC y no sabemos qué hacer. No ofrece mucha diversión a la larga, pero teniendo en cuenta el precio el juego es recomendando para la gente que esté dispuesta a probar cosas nuevas.

Reigns

Leave a Comment

Required fields are marked *.