Analisis Thomas Was Alone

El videojuego del que hablaré quizás es muy conocido, o quizás no tanto, se trata de Thomas Was Alone, un videojuego indie creado por Mike Bithell y Curve Digital en 2012. Un videojuego que sin lugar a dudas no es para todo el público pero que vale la pena darle una oportunidad para poder decidir con criterio suficiente como para seguir o no.

 

Thomas Was Alone es un juego de plataforma y puzle en el cual tendremos que guiar a Thomas y sus amigos, inteligencias artificiales metidas un ordenador y que se preguntan si habrá un mundo mejor ahí fuera. Juntos irán a descubrirlo mediante la colaboración nivel tras nivel. 

El videojuego, aunque tiene una pequeña historia anteriormente comentada se podría decir que es 100% jugabilidad, es un videojuego de plataformas, sin más, pero lo importante y curiosos es que los personajes se basan en figuras geométricas, con diferencias entre ellos y bien caracterizados, pero no dejan de ser geometrías diversas. Esto en un primer momento te puede echar atrás porque el juego es muy plano en relación a lo visual, todo se basa en figuras muy rectas y sin paisaje ni muchos colores en pantalla. Cabe decir pero, que los niveles están muy bien diseñados, quizá algo rápidos y sencillos en alguna ocasión, pero otros te lo pondrán algo más difícil. La jugabilidad se basa en ir completando los niveles superando las dificultades de algunos personajes con las facilidades de otros. Me explico, quizás un personaje no llega con el salto a un sitio y necesitará la ayuda de otro para subir, pero al mismo tiempo en otra ocasión el personaje que ha ayudado al que tiene poco salto no podrá pasar por una brecha muy pequeña, cosa que el pequeño si que podrá. Se basa mucho en la ayuda puntual de todos los personajes, todos son importantes de alguna forma y todos te ayudarán a avanzar en la niveles.

Thomas Was Alone

Avanzamos por la historia a lo largo de 100 niveles que empiezan con una curva de dificultad muy lenta y que llega a rozar lo sumamente sencillo aunque en un primer momento nos ayuden a conformar el tutorial. La duración es adecuada dada la sencillez y la corta duración de algunos escenarios, quizás si tuviese un pelín más de complejidad el juego duraría más. En mi caso me han faltado entre dos y tres horas para finalizarlo, por supuesto es rejugable ya que puedes conseguir ítems escondidos en algunos niveles. Independientemente de lo anterior dicho, el juego nos retará en niveles más cortos o largos y en los cuales, para completarlos, hará falta la sinergia y la coordinación de los personajes. Coordinación que se hace posible con un control muy bueno y preciso.

La música acompaña dignamente a la jugabilidad y no te hace en ningún momento parecerte repetitiva, es una música que ambienta y que ayuda a aportar carga dramática a la obra. En términos de doblaje la única voz que escucharemos es la del narrador omnipresente en todos los niveles, la voz del humorista Danny Wallace, que suma calidad al título.

Thomas Was Alone

Lo más importante de este videojuego, a mi parecer, es las sensaciones que los personajes nos crean a través de su narrador, que nos va contando lo que siente uno u otro y qué habilidades tienen, cada uno tiene una personalidad muy marcada y llegaremos a sentirnos parte de ese grupo de figuras geométricas sin rostro ni aparentemente emociones, pero eso es lo increíble, que esas emociones no se transmitan al espectador visualmente sino narrativamente y contextualmente.

En conclusión podríamos decir que es un videojuego que vale la pena curiosear, saber de su historia, de sus posibles debates. Tiene sus limitaciones, está claro, podría ponernos las cosas más complicadas, no tener una curva de dificultad tan lenta y quizás tener un apartado visual más llamativo pero no olvidemos que lo ha creado un pequeño grupo de gente junto a Mike Bithell, cosa que tiene un mérito más que suficiente. Si quieres pasar un buen rato, una historia curiosa, una narrativa en los personajes corta pero exquisita y un apartado gráfico con contexto vale la pena que le des una oportunidad.

Leave a Comment

Required fields are marked *.