Análisis The Weaponographist

Doug McGrave, cazador de demonios a sueldo. Un buen día se niega a ayudar a un pueblo lleno de demonios, ya que no tienen dinero para pagar sus servicios. Al instante, una bruja le lanza una maldición.

 

Todas sus riquezas, habilidades y armas desaparecen. ¿Cómo se librará de la maldición? Limpiando las mazmorras de demonios, utilizando los hechizos y armas que caigan de las manos de sus enemigos.

Simple pero eficaz, en The Weaponographist nos plantean esta misión.

The Weaponographist

En este rogue-like, recorreremos unas mazmorras eliminando a todos los enemigos de cada sala para poder avanzar. La idea no parece novedosa, pero los encargados del desarrollo de este juego, Puuba, han sabido ingeniárselas para conseguir engancharte desde la primera partida.

La idea viene a ser: cuanto más mates y más rápido lo hagas, más fuerte serás. Mientras combatimos contra bestias, elfas, leones de circo y demás criaturas bizarras, iremos llenando una barra de combo que a medida que complete ciclos, subiremos de nivel y con ello nuestro poder.

Por lo contrario, si te detienes a recuperar el aliento, esta barra comenzará a bajar y perderemos todo el poder que hayamos conseguido hasta entonces.

Una buena forma de mantenernos alerta, ¿no creéis?

The Weaponographist

Pero entonces, ¿no nos cansaremos de matar todo el rato? Eso pensaba yo, pero en estas mazmorras hay tantas armas como tipos de enemigos, y creedme, hay muchos enemigos.

Las armas en The Weaponographist se desgastan, se rompen con su uso. Esto nos obliga a utilizar distintas armas continuamente y a aprender los puntos fuertes de cada una de ellas. Algunas armas serán efectivas contra unos enemigos, pero te encontrarás en desventaja contra otros. Esto te fuerza a probarlas todas y le da mucha vida al combate.

Las mazmorras están divididas en subterráneos que sirven de checkpoints. Una cosa importante es que solo podremos volver 3 veces al mismo checkpoint, si morimos en esa mazmorra más de 3 veces, tendremos que empezar desde el inicio.

Al final de cada mazmorra, hay un boss, que tendremos que derrotar para acceder a la siguiente.

The Weaponographist

Y como ya he mencionado al inicio, a causa de la maldición has perdido todas las habilidades que nuestro personaje tenía y podrás recuperarlas comerciando con los habitantes del pueblo. Estos te mejorarán el nivel con las armas que ya hayas encontrado, podrás comprar objetos para usarlos durante el combate e incluso aumentar tu vida o el tiempo de retención de la barra de combo.

Una buena estrategia para motivarnos a continuar jugando aunque nos eliminen, porque podremos cambiar los recursos obtenidos en esta partida para ser más fuertes y volverlo a intentar de nuevo.

Los chicos de Puuba han aprovechado una fórmula a simple vista sencilla, pero que funciona a la perfección y convierte lo que podría ser un rogue-like más en un juego divertido y adictivo.

The Weaponographist

Respecto al arte y diseño de personajes, va un poco por gustos y aunque a mí de entrada el estilo visual elegido no me llamaba demasiado la atención, reconozco que si me ha gustado mucho como mezclan épocas y mitologías en un arte muy cartoon y colorido, que en definitiva funciona.

Se podría decir que Puuba se ha arriesgado bastante desarrollando este juego, en un mercado plagado de copias que no convencen. Pero ha sabido dotarle de personalidad propia y que destaque entre todos.

The Weaponographist, es un título pequeño y corto. Es rápido, divertido, con mecánicas adictivas. Tiene todas las claves para robarte varias horas de tu tiempo y que además las disfrutes.

Sólo una cosa más… una pena que solamente esté disponible para Pc y Mac… a mí me hubiera gustado disfrutarlo en mi portátil.

Leave a Comment

Required fields are marked *.