Análisis The Bug Butcher

A todos nos vendrá una bonita imagen cundo probemos el título de Awfully Nice Studios. Pang. Es una evolución de aquel juego que casi todos hemos jugado y disfrutado. Y con The Bug Butcher no será menos.

Desde el minuto 1 debemos tener claro que el juego tiene una temática arcade, con unos gráficos bastante atractivos, que podremos apreciar en la variedad de escenarios que hay, y es que tendremos que atravesar 30 niveles, divididos en 5 mundos de 6 cada uno. La historia es simple. Encarnamos a Harry (The Butcher) y acudimos a la ayuda de un científico, cuyo laboratorio está siendo atacado por unos alienígenas. Recomendamos que no os saltéis los diálogos, ya que el humor estará continuamente presente durante todo el juego, y merece la pena.

Tendremos 2 modos de juego, el modo arcade, que hace a las veces de modo historia, y el modo pánico, que será un modo infinito que a su vez está dividido en otros dos, el individual y el multijugador en cooperativo local.

En cuanto a la jugabilidad, la única diferencia es que aquí no tendremos escaleras para movernos entre plataformas, con lo cual, tendremos que conformarnos con un desplazamiento lateral. Otra similitud que encontramos, es que en los niveles iremos recibiendo varias ventajas, como regeneración de las vidas (tenemos 4 por nivel), una minigun, congelamiento de los enemigos durante unos segundos, etc.

Y hablando de los enemigos, habrá bastantes. No se limitan a un enemigo que al ser destruido, se dividirá en otros más pequeños, si no que irán más allá, como alienígenas que nos querrán comer (y pobre de Harry como lo consigan) u otros que se pegarán al techo e intenten llevarse a nuestro buen amigo científico.

Aparte de las ventajas de las que disfrutaremos en cada nivel, podremos mejorar a nuestro personaje, entre otras cosas, haciendo que se mueva más rápido, o con un escudo inicial que nos permitirá sufrir un ‘toque’ más. Estas ventajas son opcionales. Los que seáis más puristas no tenéis por qué usarlas, pero si queremos conseguir las medallas y los logros, serán un gran aporte a la causa.

Por último resaltar el aspecto sonoro, que en este tipo de juegos no parece lo más llamativo, y así es, pero las canciones que oiremos a lo largo de los niveles se nos llegarán a meter en la cabeza, pero sin resultar cansinas, y eso es un punto a favor.

En definitiva, The Bug Butcher es un título fácilmente definible como el ‘Pang moderno’. No pasará a la historia como hizo el original, eso está claro, pero sin duda el juego es un gran acierto que nos enganchará, pese a una duración algo corta, y es que entretiene, y no se hace necesario parar cada 4 o 5 niveles por ser repetitivo, ya que, como os decía, la gran variedad de monstruos y de escenarios hará que cada nivel sea distinto al anterior.

Leave a Comment

Required fields are marked *.