Strike Vector-EX

Análisis Strike Vector EX

Esta semana ha llegado a Playstation Store Strike Vector EX, una versión para la consola de Sony del shooter aéreo competitivo en PC Strike Vector. El juego de Ragequit Corporation hace su debut en consolas con una propuesta bastante recomendable.

¿Qué nos encontramos con Strike Vector EX? Pues un shooter competitivo ambientado en un mundo de ciencia ficción, donde lucharás a bordo de un Vector, una nave espacial de combate equipada con armamento y dispositivos de todo tipo. Este juego indie, que ya conocíamos por su paso en PC, llega renovado con una nueva campaña y un modo escaramuza que sirve a modo de entrenamiento antes de adentrarte en las partidas online. Empecemos con la campaña, la cual nos pone en la piel de Marv, un piloto novato que se alista en El Consorcio, que parece ser la organización que tiene el mayor control económico del mundo en el que nos movemos, para después pasar a luchar en el bando de los piratas, y finalmente junto a los sindicalistas, los cuales están en guerra con todos. Un lío, ¿cierto? Eso es porque la historia no tiene sentido o lógica algunos, y se reduce a un conjunto de 15 misiones (que es precisamente el número de mapas disponibles en el juego) que sirven a modo de “tutorial” alargado para mostrarte todos los mapas del modo competitivo, el uso de todas las armas y opciones de dispositivos que te dan. Aun así, hay un momento destacable de este modo que funciona como una huida al estilo Estrella de la Muerte. Es recomendable comenzar jugando el juego con la campaña, ya que no hay ninguna opción para ver los controles de la nave, así que es más que necesario jugar al modo historia para adecuarse a los controles, unos controles sencillos y bien adaptados al DualShock 4, con la pega de que quizá falten más opciones, como poder llevar más de un arma a la vez y poder disparar con otro gatillo.

Teniendo en cuenta que la campaña no aporta nada a excepción de entrenarse y conocer el juego y sus controles, está claro que el punto fuerte es el modo competitivo online y el modo escaramuza para un jugador. En ambas opciones están los mismos modos de juego: desde los clásicos combates deathmatch y deathmatch por equipos hasta el modo “King of the Hill” para mantener y defender un punto concreto del mapa, pasando por el clásico captura la bandera, el modo demolición para destruir las infraestructuras enemigas, o el modo cazarrecompensas, donde luchas por ser el primero y a la vez se le pone un precio a tu cabeza. Todos estos modos de juego funcionan de maravilla, siendo el modo cazarrecompensas el más trepidante e incierto. Pero el mejor aspecto del juego sin dudarlo ni un segundo es un diseño de niveles magnífico. Desde fábricas mineras espaciales hasta ciudades al más puro estilo cyberpunk, pasando por una estación espacial o una batalla entre gigantescos cargueros, todos ellos están llenos de recovecos, atajos, caminos imposibles y pequeños agujeros por los que cruzar con nuestra nave a toda velocidad para sentir la adrenalina del vuelo por espacios apretados y peligrosos ( y es que la sensación de volar a toda velocidad por lugares imposibles es magnífica, y más recomendable en primera que en tercera persona). Y lo mejor es que siempre tendrás naves pisándote los talones o que te encontrarás de cara, y tendrás que dar uso de tus habilidades volando y de tu puntería para poder salir de la situación. Las partidas funcionan sin ningún problema de servidores (por el momento) y permiten hasta 12 jugadores en línea, el mismo número de bots que te encuentras en las partidas de escaramuza.

Respecto a las opciones de personalización, parece ser que hay bastantes, pero en realidad se sienten bastante cortas. Puedes escoger qué arma llevar en tu nave en cada respawn, al igual que distintos power-ups como una mayor armadura, lanzar minas rastreadoras, bombas EMP, auto regeneración o usar camuflaje óptico. Además, en cada arma puedes escoger una de las mejoras ofrecidas, que pueden ir desde el aumento del valor en el daño hasta la tasa de disparo o la precisión. Las armas básicas son la típica carabina, escopeta, misiles guiados, cohetes en masa o la equilibrada gatling. Pero todo se queda ahí, y el siguiente paso personalizable es el de tu nave, la cual tampoco abunda en opciones, quedando estas bastante simples. Aun así, se agradece tener un mínimo, aunque acabe siendo bastante vacío. Lo más importante de todo es que el juego se siente muy divertido y puede llegar a enganchar, aunque el modo multijugador sufra de algún elemento cuestionable como es la imposibilidad de eliminar el fuego amigo y que este sea a veces frustrante.

Realizado bajo el motor Unreal Engine 4, el juego prometía ir a 1080p y a 60FPS, y parece ser que lo cumple…a ratos, pues hay mapas en los que se nota mucho más que otros. No es un gran portento gráfico, ni lo pretende ser, pero una mayor estabilización de frames hubiese estado bien. Es cierto también que el juego tiene la opción de “bloquear” la tasa de frames, la cual puedes activar o desactivar.

Strike Vector EX ofrece lo que promete, y es un juego competitivo centrado en el aspecto multijugador, frenético y divertido, con modos de juego interesantes y un diseño de niveles más que excelente, aunque peca de personalización interesante. Si amas videojuegos al estilo Quake, y te gustan las batallas aéreas, este juego satisfará todas tus necesidades.

Leave a Comment

Required fields are marked *.