Análisis Razer DeathAdder Elite

Mientras Razer sigue apostando por productos y servicios nuevos, a la par que continúa con su misión de ir actualizando sus periféricos con nueva tecnología. El DeathAdder Elite entra en el segundo grupo y tras su entrada en la familia Chroma en 2014, la versión Elite perfecciona la formula, convirtiéndolo en un mouse atractivo tanto estética como técnicamente.

La principal característica del periférico es la mejora en su sensor óptico. De 10.000 pasamos a 16.000 ppp (puntos por pulgada) que nos permiten una sensibilidad inaudita y que ciertamente poca gente será capaz de llevar al límite. Aún así, no quiere decir que, aunque nos movamos en resoluciones no tan sobrehumanas a día de hoy, el ratón tiene una precisión excelente y, como suele ocurrir, una mala puntería estará totalmente basada en nuestras pésimas aptitudes.

Otra gran novedad del periférico es la modificación de los dos botones principales. En el DeathAdder Chroma contábamos con botones Hyperesponse que nos permitían una gran respuesta ya que la sensibilidad de los botones nos permitían una sincronización excelente con nuestro input. Razer intenta ir un paso más allá en el Elite y modifica esos botones por un par de botones mecánicos, diseñados conjuntamente con Omron, empresa líder en esta tecnología, que nos proporcionan una respuesta inmediata y una duración más longeva que sus predecesores (estamos hablando de llegar a las 50 millones de pulsaciones).

En la parte superior del Elite tenemos también un par de novedades en forma de dos pequeños botones que, por defecto, nos permitirán cambiar la sensibilidad on the fly. Justo encima de los botones tenemos la rueda, que es, a mi gusto, perfecta. Como ya sucedía en el Chroma, la goma que la cubre nos permite una accesibilidad y activación buenísimas, además de que estéticamente entra muy bien por los ojos sobre todo desde que en la versión anterior se le añadió la iluminación Chroma en sus bordes.

Por lo demás, estamos ante la misma versión que la anterior. Además de los dos botones laterales en la parte izquierda, lo que mantiene al ratón como un periférico para diestros, en la parte inferior de ambos lados del mouse tenemos dos partes de goma que nos ayudarán a una mejor sujeción. La forma, en su conjunto, es ergonómica y se adapta como un guante ya seamos de sujetar el ratón en palm o en claw, evitando un cansancio en nuestra muñeca o dedos tras varias horas de juego.

Resumiendo, tenemos en el Elite 7 botones personalizables (2 más que su versión anterior) que lo hacen idóneo para shooters y a medio camino para MOBA’s. Si queremos evitar, dentro de lo posible, olvidarnos del teclado para lanzar habilidades mejor optar por un Naga (19 botones programables) para MMO’s o un Naga Hex (14 botones) para MOBA’s. En todo caso, el nuevo DeathAdder cumple con su botonera en todo tipo de juegos.

En cuanto a la iluminación, la nueva versión es idéntica a la anterior. El sistema Chroma nos permite millones combinaciones de colores y efectos varios. Como ya decíamos, tenemos iluminados los perfiles de la rueda de desplazamiento pero también el logo de Razer que se encuentra en la superficie inferior del ratón. Sabe a poco ya que, salvo por los dos nuevos botones superiores, es el mismo ratón estéticamente que a su vez es muy similar a los Mamba, aunque estos son más agresivos y a mi parecer más atractivos visualmente.

Como viene siendo habitual, tanto la configuración de iluminación como de los botones así como la sensibilidad deberemos pasar por el software de Razer (Synapse) además de que nos permitirá controlar nuestro mapa de calor y demás estadísticas para los más puristas.

Hablando de la familia Mamba, que analizamos sus nuevos miembros hace unos meses, el DeathAdder Elite es un primo cercano sobre todo al Mamba Tournament Edition, ya que ambos tienen que conectarse vía USB, no como el Mamba (a secas) que permite hacer por cable o de manera inalámbrica. Quizá el Mamba TE tire más visualmente pero técnicamente el Elite está por encima (cuenta con un sensor óptico frente al láser del TE) y una mejor botonera.

En cuanto a precio, el Elite tiene un precio oficial de 79,99€. Teniendo en cuenta que el Mamba Tournament Edition está a 99,99€, la comparativa entre ambos se decanta más por el Elite. Fuera de Razer tenemos opciones más asequibles como la serie Rival de SteelSeries que puede llegar a darnos un periférico apto (Rival 100) por 39,99€ pero también uno más completo por 109,99€ (Rival 700) que incorpora hasta una pantalla OLED y alertas por vibración. En definitiva, las opciones variarán mucho en función de nuestro presupuesto y exigencia.

Volviendo al Elite y para poner punto y final, comentar que esta nueva versión de DeathAdder es muy completa, con grandes prestaciones, apta para todo tipo de jugadores (salvo zurdos puros) y si no somos de aquellos que queremos tenerlo todo en el ratón, perfecta para todo tipo de géneros. Se echan de menos más novedades, sobre todo estéticas, ya que la palabra Elite quizá permitía soñar con algo más pero eso no quita que el periférico de Razer es una opción recomendadísima.

Leave a Comment

Required fields are marked *.