Psycho-Pass: Mandatory Happiness

Análisis Psycho-Pass: Mandatory Happiness

5pb. ha sido la encargada de trasladar el anime Psycho-Pass a nuestras queridas consolas y Pc en una novela visual que nos meterá de lleno en uno de los casos de la Unidad 1 de la Sección de Seguridad Pública en Tokio.

Para aquellos que no conozcan la muy recomendada serie de Production I.G, Psycho-Pass nos lleva a un futuro distópico en el que un sistema llamado Sybil se encarga de controlar a la sociedad mediante un análisis instantáneo y en casi cualquier lugar del estado mental de cualquier persona y valorar si está próximo a cometer un crimen mediante un coefeciente, el susodicho Psycho-Pass. Si eso sucede, un equipo de inspectores y sus subordinados, los ejecutores, se encargan de buscar y capturar a la presa y si la Dominator, el arma de los ejecutores, detecta un Psycho-Pass demasiado elevado puedo incluso despedazar a la presa. Es un resumen muy muy superficial pero creo que sirve para que os hagáis una idea.

Psycho-Pass: Mandatory Happiness tiene lugar durante la primera temporada de la serie y nos presenta a dos personajes inéditos: la inspectora Nadeshiko Kugatachi y el ejecutor Takuma Tsurugi. Al principio de la historia podremos escoger entre uno de ellos dos y, aunque el caso será el mismo, variará nuestra relación con los demás personajes y nos posibilitará conocer más sobre la amnesia que sufre Kugatachi o intentar encontrar a la amiga desaparecida de Tsurugi.

Como episodio paralelo al anime, el título funciona a la perfección. El tema tratado es totalmente coherente con la serie y perfectamente se podría haber en algunas de sus dos temporadas. Temas como el libre albedrío, la búsqueda de la felicidad o el comportamiento de la sociedad están en Mandatory Happiness y hacen que el jugador siga el argumento con curiosidad y tenga ganas de resolver los diferentes misterios que encierra la trama.

La fidelidad a la serie se enfatiza con las voces originales del anime (y textos únicamente en inglés). Todos los personajes de la serie cuentan con su seiyuu (actor de voz en Japón) por lo que si somos seguidores de la serie las voces de Akane Tsunemori o Shinya Kôgami serán las mismas de siempre. Los fans en ese punto pueden estar tranquilos. Por contra, comparando villanos  Alpha, el del juego no tiene tanto carisma como Shogo Makishima, el rival de los protagonistas durante la primera temporada.

Si como episodio funciona, no lo hace tanto como novela visual interactiva. 5pb. ha escogido el modelo más rácano a la hora de dotar al título de jugabilidad. Como suele ser habitual en las novelas visuales, todos los diálogos tendrán lugar mediante imágenes fijas en las que aparecen y desaparecen los diferentes interlocutores pero en muchas de ellas, como por ejemplo las de Ace Attorney, se aportan una serie de elementos jugables que enriquecen el conjunto y no lo convierten en tedioso y repetitivo. Mandatory Happiness solo requiere del jugador que en contadas ocasiones decida qué hacer entre un par o tres de opciones que tampoco permiten mucho margen de maniobra: ¿A quién acompañar en una emboscada? ¿Cómo tratar a un testigo? ¿Tomarse una pastilla para regular nuestro Psycho-Pass?

Nuestras decisiones tendrán un efecto, eso sí. Gracias a ellas podremos conocer mejor a otros personajes, tener escenas exclusivas con ellos -por ejemplo una sesión de combate con Kôgami- y sobre todo definir qué final tendrá nuestra historia, que tiene un buen número de ellos. Conocer todos los entresijos que esconde el juego es un aliciente para la rejugabilidad pero por contra la falta de variabilidad y nuestra poca participación hacen que puede llegar a tirar para atrás.

Como premio de consolación, dentro de los extras del juego, tenemos una variación del entretenídismo juego de puzzles Threes para que podamos ir consiguiendo puntos y desbloquear elementos de fan service como bocetos e imágenes descartadas.

En definitiva, la sensación es agridulce. Los fans de la serie disfrutarán de nuevo contenido de unas cinco horitas de duración, con sus personajes, sus voces y nuevos añadidos que se adhieren perfectamente a los originales pero por contra la falta de diversidad, sobre todo cuando había muchas situaciones que se podrían haber resuelto con alguna mecánica diferente a la de ir pulsando X para seguir leyendo, es una losa que generará rechazo a todo aquel ajeno a la obra.

Si no eres un fan de Psycho-Pass, mejor échale un vistazo a la serie antes de meterte en el juego. Si disfrutaste con el anime y no te importa ser más espectador que jugador, Mandatory Happiness cumplirá con la expectativa de ser un buen añadido a ese mundo controlado por Sybil.

Leave a Comment

Required fields are marked *.