Análisis Monument Valley 2

Llega el momento de relajarse y dejarse llevar por los sentidos. Y es que Monument Valley 2, la nueva entrega del juego de Ustwoo Games, es toda una experiencia audiovisual que a estas alturas no necesita presentación.

Dejamos atrás a la princesa Ida, protagonista de la primera entrega, para vernos inmersos en una nueva e independiente historia con dos nuevas protagonistas, Ro y su hija, en ese momento en el que dejas de ser un niño, en el que todo lo aprendido debe servirte para no temer a todo lo desconocido. En definitiva, ese momento en el que la vida te obliga a tomar tu propio camino en el mundo.

Vista y oído se deleitarán a lo largo de 14 capítulos, cuatro capítulos más que su antecesor, en los que utilizaremos mismas o similares mecánicas: escaleras que se retuercen, caminos imposibles de conectar a simple vista, puentes, palancas, movimiento de bloques para abrir nuevas rutas, combinaciones que rompen toda lógica de la física pero que con movimientos hábiles a través del táctil, giros de la pantalla y con parte de ensayo y error conseguirás encajar y avanzar en esta historia.

Como hemos dicho, está vez tendremos a dos protagonistas, lo que aportará una nueva experiencia. Y es que para poder avanzar por esos laberínticos mundos de Monument Valley 2 deberemos hacer que Ro y su hija cooperen teniendo que moverlas por separado para activar ciertos mecanismos a la vez o que solo se activarán cuando ellas estén en las posiciones adecuadas.

Y aunque comenzaremos jugando con las dos, se trata de un viaje en el que a medida que avancemos en la historia, a medida que las enseñanzas de la madre se transfieran a la hija, se separan ya que, como se explica, hay lecciones que solo uno mismo puede aprender.

“Caminos separados pueden ser parte de un mismo viaje”

Una historia tierna, llena de sentimiento y con la que llegas a identificarte y que denota el cuidado y cariño que su estudio ha puesto en cada uno de los detalles.

Y son precisamente esos detalles los que hacen de este juego una joya. Su diseño artístico es simplemente extraordinario, ya que aporta armonía y belleza además de originalidad en esas estructuras geométricas y con cierto aire morisco. Todo ello acompañado de una paleta de colores que encaja a la perfección en cada diseño y momento y, al igual que la música – recomiendan jugar con los auriculares-, le dan esa fuerza y sentimiento remarcando la intensidad que la historia requiere en cada ocasión.

Hay juegos estéticamente preciosos pero con una jugabilidad limitada, otros que aportan mecánicas interesantes pero con poco acierto en su apariencia. Monument Valley 2 equilibra su aspecto con su jugabilidad que, aunque sencilla, tiene una profundidad que se agradece.

¿Y ya está?

Y es que después de unas dos horas de duración, te quedas con esa sensación de querer más a pesar de que hubieras deseado ver mayor complejidad en los puzzles y más nuevas mecánicas y no sólo esa cooperación entre las protagonistas o el juego con la luz en algún capítulo. Un juego perfecto para relajarse ya que ninguna mecánica te hace atascar ni te hace pensar demasiado para avanzar.

Pero tengo dudas sobre Monument Valley 2: por un lado agradezco su continuidad con la primera entrega, ya que en su momento me pareció un juego inmejorable y novedoso, y lo han vuelto a hacer. Pero por otro lado ya no aporta ese soplo de aire fresco que fue el anterior y, si piensan en une tercera entrega, quizá deberían plantearse que un simple cambio en la historia no será suficiente y deberán trabajar en unas mayores novedades jugables.

Aunque no sorprende como el primero, sigue siendo una obra maestra en este tipo de juegos y que, para los que no la habéis probado, es un must. Y para aquellos que disfrutasteis del primero, es una nueva oportunidad para volver a vivir la experiencia de Ustwoo Games.

Leave a Comment

Required fields are marked *.