Análisis Game of Thrones – A Telltale Games Series

El gran boom que supuso la llegada de la serie de la HBO, que adaptaba las novelas de George R. R. Martin, levantó la ceja de Telltale y vieron en Canción de Hielo y Fuego una buena oportunidad para implementar su exitoso sistema de juego.

 

Con la adaptación de la obra de Robert Kirkman, The Walking Dead, Telltale Games encontró el filón que se la había escapado tras varios intentos (Monkey Island o Back to the Future). Tras el súper éxito que supuso la primera temporada de las vivencias de Lee y Clementine , el estudio se centró en otra adaptación al comic, en este caso de las Fábulas de Bill Willingham. El resultado fue The Wolf Among Us una más que aceptable precuela de la obra de Willingham y un dulcísimo caramelo para los fans de Lobo Feroz y Blancanieves.

 

Tras dos hits consecutivos, y con una segunda temporada de The Walking Dead en marcha, y la primera de Tales from the Borderlands, Telltale lanzó a finales de 2014 el primer episodio de Game of Thrones llamado Iron From Ice, lema de la casa protagonista de la serie, la casa Forrester.

Hasta mediados de noviembre de este año, a lo largo de seis episodios, hemos ido viviendo los dramas y (pocas) alegrías de una casa banderiza de los Stark que ve como se pone todo patas arriba tras la Boda Roja.

Tomaremos el control de diferentes miembros de la familia Forrester y Telltale lo aprovechará para enseñarnos las diferentes luchas que se viven por todo Poniente y más allá. Si con Mira Forrester viviremos las intrigas palaciegas de King’s Landing, con Ethan deberemos tomar el control de nuestra casa, mientras otro hermano exiliado, Asher, vive la vida en Yunkai, lejos del corazón de su familia. A su vez, también tomaremos el control de un escudero de la familia que acabará pasando sus días en el frío y desolador Muro.

 Game of Thrones

Cada uno de los personajes tiene un parecido razonable con alguno de los muchos protagonistas de la saga y mientras que por una parte puede resultarnos gracioso, por la otra se puede echar de menos un poco más de originalidad y variedad a la hora de pincelar a los protagonistas.

El hecho de que el juego venga con los derechos de la serie de la HBO también puede terminar siendo perjudicial para aquellos que busquen algo más que fanservice. Si bien es gracioso encontrarse con la elocuencia de Tyrion, el puterío de Cersei, la creuldad máxima de Ramsay o con las penas de Jon (todos con sus voces originales) la gran mayoría de las veces están metidas con calzador, con la única intención de hacer un guiño a los forofos de la serie y descentrarse durante un momento de la trama del juego. Pese a que en ciertos momentos parece que van a tener un peso importante en la historia, finalmente se quedan en un simple guiño.

La jugabilidad no varía respecto a las entregas recientes de Telltale Games. Podremos controlar a nuestro personaje en zonas muy limitadas, participar en conversaciones en las que muchas veces tendremos que decantarnos por alguna decisión (muchas de ellas críticas) y participar en diferentes secuencias de quick time events para solventar las diferentes escenas de acción, que tienen un peso más importante que en las demás series.

 Game of Thrones

El escenario de Game of Thrones era, a priori, un cuadro perfecto para que Telltale se moviese a su antojo y nos hiciese participes de mil y una traiciones, decisiones de poca moralidad y, en definitiva, nos sumergiese en el mundo tan atractivo de Canción de Hielo y Fuego.  Finalmente, la cosa no ha sido del todo así.

Game of Thrones saca lo peor de las llamadas historias a medida que promete Telltale. A medida que avanzamos en la historia (que cuenta con sus giros y sorpresas), nos vamos dando cuenta que en el fondo nuestras decisiones poco afectan salvo algún que otro cambio aquí o allá. En muchas ocasiones, una serie de decisiones que hemos ido tomando tienen como resultado un final nada acorde al que hubiésemos querido en un principio y eso, conociendo el mundo en el que tratamos, es un acierto, pero en otros muchos, se nota que las decisiones son forzadas para no salirnos del corsé de Telltale Games y es en esos casos en los que el jugador puede sentirse defraudado.

A su vez, diferentes tramas que se han ido hilvanando desde los primeros minutos del capítulo inicial, no terminan por cerrarse y aunque se ha confirmado que habrá una segunda temporada, da la sensación de que las ideas se agotaron a medio camino y algunos personajes principales, como secundarios, quedan injustamente olvidados.

 Game of Thrones

Game of Thrones daba para mucho más de lo que finalmente ha llegado al público. La obra de George R.R. Martin daba para mucho más juego de lo que que finalmente nos ha ofrecido Telltale. Ya sea por la forma coral en la que el estudio ha querido contar la historia (que hace que no entremos tan en contacto como con el Bigby de The Wolf Among Us o el Lee de The Walking Dead), por las inclusiones forzadas de los actores de la serie de la HBO o por la consciencia que gana el jugador de su falta de interacción en la historia, hacen que los seis capítulos los vivamos más como un espectador que como un jugador.

En esta ocasión, Telltale se ha acercado más a una tele novela que a un Elige tu propia Aventura. Habrá que esperar al tratamiento que recibe la segunda temporada para ver si por fin podremos jugar al verdadero juego de tronos en Poniente.

Leave a Comment

Required fields are marked *.