Análisis Fez

Recientemente, he tenido la oportunidad de jugar a un videojuego que tenía muchas ganas de probar. Se trata nada más ni nada menos que de FEZ, un videojuego lanzado por primera vez en el 2012, un desarrollo independiente a manos de Polytron encabezado por Phil Fish. Polémico no por el contenido sino por las numerosas dificultades que se presentaron durante su desarrollo y que hicieron que un videojuego anunciado en 2007 saliera en 2012.

 

El argumento es muy simple, diríamos que hay profundidad pero no necesariamente de historia, sino del contexto y de lo que vemos en pantalla. Nuestro protagonista es Gómez, un personaje en 2D que vive en un mundo en el cual solo se ven dos dimensiones. Hasta que un día descubre una tercera dimensión, se le aparece el hexaedro y este le da un sombrero que le habilita para ver el mundo tal y como es en realidad, en tres dimensiones. Tras eso, el hexaedro se hace añicos y a partir de ese momento Gómez tendrá que ir en busca de todos los trozos.

Fez

Gráficamente estamos ante un videojuego bonito y diré bonito porque aunque los gráficos estén muy pixelados, los colores y los detalles en pantalla nos hacen ver que no hace falta mucho para poder disfrutar de un diseño de niveles muy logrado. Unos niveles que claramente serían uno de los puntos fuertes de este FEZ. Con multitud de ellos y cada cual con un diseño artístico y diferencial que nos incitará a seguir profundizando en cada nivel. Niveles que se conectan mediante puertas o portales que nos envían a un punto determinado del mapa. Sí que hay que decir que en un principio puede parecer algo lioso ya que el mapa del mundo en ocasiones no ayuda a poder ver claramente donde tener que ir y dónde estás, pero aunque te pierdas es una gozada volver a pasar por algún lugar ya visitado. En el mapa del mundo también podremos ver cada zona y nivel por separado y qué ítems nos faltan en esa zona, perfecto para la gente completista.

En el apartado de jugabilidad, podemos decir que es clave en este FEZ, todo el rato tendrás que jugar con las cuatro diferentes vistas, que tendrás la opción de poner en cualquier momento. El mundo siempre estará en 2D, pero gracias a las diferentes vistas podremos descubrir que tras una pared que en una vista no se veía hay un camino que conduce a otra puerta, o que para poder saltar de una plataforma a otra hay que cambiar la vista para que la plataforma en la cual tenemos que saltar se vea más cerca. Es simplemente ver ese mismo nivel desde los diferentes lados. En realidad todo se basa en efectos ópticos y jugar con las cuatro perspectivas que nos dan libertad de movimiento. La exploración es necesaria, estarás rato en una misma zona pero el juego lo requiere ya que hay puzles que solo se pueden resolver mediante la exploración y el juego entre perspectivas. Y es que es eso, en realidad el protagonista no sería tanto el personaje que llevamos sino la misma capacidad de poder ver a través de diferentes ángulos para descubrir nuevos secretos que no se desvelaban anteriormente. Por el mismo hecho, no hay enemigos con los cuales enfrentarnos, sí que hay enemigos que en algún punto de la aventura no podemos tocar pero el principal antagonista es el escenario, realmente es una paradoja, un diseño de niveles muy logrado y que nos lo pondrá bastante difícil en más de una ocasión.

Fez

La música acompaña al apartado visual que vemos en pantalla, música tranquila, relajante, que te envolverá y que ayuda a que te pierdas en la profundidad de FEZ, una música que te incita a explorar tranquilamente, sin prisas, observando y disfrutando de cada detalle. No es lo más remarcable de esta obra pero cumple con su cometido.

En cuanto a la dificultad, estamos ante un juego bastante exigente en algunos puzles y que te hará realmente estrujarte el cerebro, sobre todo por el hecho de jugar con las diferentes perspectivas, quizás en un primer momento no vemos algo lógico pero al analizar el entorno podemos ver la solución. Esta dificultad y la extensión del mundo, que a mi parecer es inmenso teniendo en cuenta que es un videojuego indie, hacen que el videojuego tenga una duración más que adecuada y si además le sumas su total rejugabilidad, debido a la cantidad de secretos y diferentes ítems que tienes que conseguir, el videojuego nos sale muy rentable.

Una de las cosas que me han sorprendido es que rompe esa cuarta dimensión con el espectador, parece como si fuera completamente consciente de que lo estamos jugando y de que hay cosas que no entendemos y eso es lo que quiere, que investiguemos por nosotros mismos, que exploremos y nos busquemos la vida y que, quizás, pensemos que el videojuego en sí, está vivo.

Fez

Para acabar y como conclusión decir que es un juego muy recomendable si lo que buscas es otra manera de jugar, una jugabilidad diferente a la par que muy original y con muchos detalles diversos. Quizás la dificultad y algún puzle no adquiere del todo una completa lógica y puede que el mapa del mundo sea algo confuso, pero en general es muy disfrutable y recomendable para los que les guste la exploración, una estética retro y un diseño de niveles con mucho potencial.

Leave a Comment

Required fields are marked *.