Análisis Batman: The Telltale Series

Telltale Games no para. De un tiempo a esta parte, la compañía estadounidense tiene trabajo por doquier y es raro ver un mes en el que no se lance un capítulo de algunas de sus aventuras. Quizá por eso o simplemente por falta de sintonía,el caso es que Batman ha pagado los platos rotos.

Batman: The Telltale Series es la primera temporada, compuesta por cinco episodios, de la visión de Telltale Games del famoso personaje de DC. Al igual que ocurre con Gotham, la serie televisiva de la FOX, el estudio aprovecha para enseñarnos algunas de las piedras fundacionales de la obra que luego se convertirán en sus elementos más característicos y por los que se ganado tanta fama y sigue vigente después de tantos años.

La creación de Dos Caras, la ascensión del Pingüino, la locura de un grillado pintado de blanco y con pelo verde al que, por ahora, llaman John Doe o la relación amor/odio entre el hombre murciélago y Catwoman. Estos momentos o situaciones tendrán un espectador de lujo que seremos nosotros. Y digo espectador porque más que nunca a Telltale Games se le ven las costuras por todas partes.

Si uno no es conocedor de las idas y venidas de Batman y cía (difícil) quizá se sorprenda en determinados momentos pero, por regla general, nadie que se acerque al juego se tirará de los pelos, por ejemplo, al ver el destino de Harvey Dent y por lo tanto ser conscientes de que nada podíamos hacer para evitarlo. Eso sucede en demasiadas ocasiones, generando al jugador una sensación de impotencia, con tal de llevar la trama por el camino marcado.

Esa impotencia se incrementa al no haber demasiadas decisiones de peso en las que realmente nuestro criterio marque el camino a seguir. En su lugar, podemos decidir, en ciertos momentos, a qué crisis debe acudir Batman o cómo afrontar diferentes situaciones: si como el temible Caballero Oscuro o como el playboy Bruce Wayne. En todo caso, nada marca la diferencia, simplemente dos caminos que se separan momentáneamente para juntarse un poquito más tarde.

Es una pena que un mundo tan rico no se aproveche más y quizá el problema sea centrar el juego en el propio Batman. El hecho de controlar a Bruce Wayne limita de alguna manera tanto al personaje como a su alrededor ya que tampoco se pueden hacer demasiados disparates. Se agradece que la mayoría del tiempo seamos el heredero de los Wayne y muchas de las decisiones las tomemos en su nombre y la acción se la dejemos al súper héroe. Aún así, no hay ningún intento de creatividad ni en la historia ni en los personajes que justifique que Telltale Games ha aportado algo a la saga.

Sí que lo intenta incorporando algunas mecánicas que varían respecto a otras aventuras de la casa. A las decisiones con tiempo límite y los quick time event, Batman puede detener el tiempo para gestionar sus siguientes acciones y programar que al ladrón le va a pegar una patada luego lanzar a otro loco contra la puerta para finalmente pegarle un cabezazo a un sicario armado. La idea es buena y funciona pero se hubieran agradecido muchas más posibilidades. En casi todos los casos, tenemos dos opciones, como mucho, por enemigo y le hubiera dado mucha más variedad a la acción poder elegir el orden de ataque y un menor tiempo para poder programar todas estas acciones ya que no tiene ningún misterio y además las opciones vienen resaltadas.

Otra nueva incorporación es la relativa a obtener pistas en una sala y así poder descubrir qué ha ocurrido allí. Otra vez, Telltale peca de darlo todo en bandeja de plata, con todo resaltado, dejando al jugador el “suplicio” de unir una marca brillante con otra para que Batman o Wayne crean que son el mejor detective del mundo. La idea no era mala pero necesita mucho más para ser un atractivo jugable.

Por último, la parte técnica. No suelo hacer mención a este tipo de cosas pero las seguidas caídas de frame rate han resultado una auténtica pesadilla Las caídas son constantes durante todos los episodios, siendo el inicio del quinto un auténtico festival de ralentizaciones que incluso parecen más problema de nuestro equipo que del juego. Estamos hablando de un juego que no requiere potencia absoluta y parece mentira que un Pc, Xbox One o PlayStation 4 tenga esos problemas para mover un apartado gráfico que, aunque cumple con la idea de adentrarnos en los mundos de cómic de DC, no requiere demasiados fuegos artificiales.

Tiene mucho que mejorar Telltale Games de cara a sus siguientes aventuras. La falta de personalidad y la sensación de estar más en una novela visual que en una aventura hecha a medida pesan demasiado para tener fe en una futura segunda temporada. Esperemos que sí la hay, el estudio encuentre maneras de aprovechar la riqueza de Gotham y aportar la suya propia para hacer un juego digno del legado de Bob Kane y Bill Finger. Mientras tanto, veremos que tal se llevan con Guardianes de la Galaxia.

Leave a Comment

Required fields are marked *.